Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Tu carrito esta vacio

¿Por qué nos conviene la alimentación ecológica?


 PROTEGEN LA SALUD DEL TRABAJADOR AGRÍCOLA
Diversos estudios demuestran que los agricultores expuestos a herbicidas tienen un mayor riesgo de contraer determinados tipos de cáncer que los no agricultores. El uso de pesticidas perjudica también directamente la salud del trabajador agrícola, un problema serio especialmente en países en desarrollo, donde el uso de pesticidas está poco regulado.

NO DETERIORAN EL MEDIO AMBIENTE

SON SOSTENIBLES CON EL ENTORNO
Respetar el medio ambiente es una de las máximas de los productos ecológicos; Sac Louis Vuitton Pas Cher cuando consumimos alimentos de cultivo ecológico colaboramos en la conservación del medio ambiente y evitamos la contaminación de la tierra, el agua y el aire.
La agricultura ecológica es la más respetuosa con la fauna, la que genera una contaminación más baja de aerosoles, produce menos dióxido de carbono, fija mejor el carbono en el suelo y la tierra está más descansada, con lo cuál aprovecha mejor el agua y aguanta más los períodos de sequía. También contribuye a prevenir el efecto invernadero, ya que el potencial de calentamiento de la agricultura ecológica es hasta un 60% inferior a la convencional, y utiliza hasta un 30% menos de energía, además de incorporar más las fuentes renovables, según estudios recientes presentados en la pasada edición de Biofach.

AYUDA A PRESERVAR LA BIODIVERSIDAD
La disminución de la diversidad biológica es uno de los principales problemas ambientales de la actualidad, la agricultura orgánica preserva las semillas para el futuro, impidiendo, de este modo, la desaparición de algunas variedades de gran valor nutritivo y cultural, como consecuencia de los métodos de selección y de biotecnología, incluidos los organismos modificados genéticamente o transgénicos. Según numerosos estudios, la agricultura con organismos genéticamente modificados conduce hacia la uniformidad genética y con ello hacia una erosión genética, lo que significa una pérdida de variedad, con grandes extensiones de un mismo cultivo. Por el contrario, la agricultura ecológica pretende conservar e impulsar la variedad genética de las especies y los genotipos. Por otro lado, estudios recientes demuestran que las tierras de cultivos ecológicos presentan una mayor biomasa que las convencionales y que otros ecosistemas, lo que imlica una mayor biodiversidad. En conjunto, todo ellos se traduce también en una mayor variedad paisajística, con los llamados paisajes de mosaico.


PREVIENEN LA EROSIÓN DEL SUELO
El suelo es la base de la cadena trófica en la agricultura orgánica, mientras Sac Louis Vuitton Pas Cher que en la agricultura convencional éste se utiliza más como un soporte de las plantas, que además son fertilizadas químicamente, lo que conlleva una contaminación y erosión del suelo, y de sus organismos vivos. Estudios recientes demuestran que la agricultura ecológica, gracias a los fertilizantes orgánicos naturales, al barbecho y a la rotación y alternancia de los cultivos, implica unos suelos mucho más ricos y menos erosionados, que retienen mejor el agua y soportan mejor los períodos de sequía, cada vez más abundantes como consecuencia del cambio climático global.

PROTEGEN LA CALIDAD DEL AGUA
El agua cubre tres cuartas partes del planeta. A pesar de su importancia, la Agencia de Protección Medioambiental (EPA) estima que los pesticidas y los purines contaminan las aguas subterráneas, provocando la polución de manantiales de agua destinados al consumo de la población. En España, y en particular en Cataluña, la contaminación de las aguas subterráneas por nitratos se ha convertido en un grave problema en los últimos años. En la agricultura y la ganadería ecológicas, no hay pesticidas ni herbicidas químicos de síntesis, y los purines de los animales alimentados de forma natural no se convierten en un residuo tóxico con altas cantidades de nitratos y otras toxinas, pudiendo ser utilizados como fertilizante orgánico natural.

AHORRAN ENERGÍA
La agricultura moderna emplea más petróleo, y actualmente se utiliza más energía en producir fertilizantes sintéticos que en arar, cultivar y cosechar. La agricultura ecológica gasta hasta un 33% menos de energía que la convencional, según estudios recientes, ya que las fincas aprovechan mejor los recursos naturales y no hacen uso de productos sintéticos cuya producción y transporte implica consumo energético. Además, las fincas ecológicas incorporan más las fuentes renovables que las convencionales, como placas solares fotovoltaicas y térmicas, y pequeños aerogeneradores.

RESPETAN A LOS ANIMALES

TIENEN EN CUENTA EL BIENESTAR ANIMAL
El reglamento europeo contempla medidas específicas para la ganadería ecológica en lo que respecta a la habitabilidad en las granjas con el objetivo de evitar el estrés de los animales y potenciar el crecimiento en semi libertad. Este tipo de ganadería permite que los animales crezcan a su ritmo natural y en unas condiciones de vida adecuadas. Los animales no son manipulados artificialmente o de manera intensiva para lograr una mayor producción, ya que, entre otros aspectos, no se practica la inseminación artificial ni se emplean hormonas. Además de una correcta y cómoda estabulación, también se tiene en cuenta y se controlan las necesidades espaciales de cada especie, de manera que en las granjas ecológicas no se verá la triste imagen de miles de gallinas, pollos o tocinos hacinados en unos pocos metros cuadrados.
La alimentación de estos animales está basada en pastos naturales, leche preferiblemente de su propia madre, y piensos y forrajes ecológicos, exentos de pesticidas, fertilizantes y transgénicos. Es importante destacar que un animal bien cuidado y sin estrés produce más y goza de más salud. Los animales de granjas ecológicas realizan ejercicio ya que disponen de mayor espacio y se llevan a pastar como se hacía antiguamente en la ganadería extensiva, esto se traduce en un mejor metabolismo del animal, que elimina mejor las toxinas y su carne musculada es más sabrosa y más sana para el consumo humano.
Otra característica de la ganadería ecológica es que potencia las variedades autóctonas, que son las que mejor se han adaptado a las condiciones de la zona.

NO CONTIENEN ANTIBIÓTICOS
En la actualidad existe una preocupación sobre el creciente uso de antibióticos en la ganadería tradicional y los posibles efectos sobre la salud humana. Los estándares de control del reglamento europeo prohíben el uso de antibióticos en la ganadería ecológica, hecho que beneficia la salud de los consumidores. El tratamiento veterinario que se dispensa al ganado, salvo excepciones muy tipificadas, es en muchas ocasiones homeopático; esto significa que los animales se cuidan de forma preventiva, evitando la administración de antibióticos, tranquilizantes u hormonas. En el caso de la aparición de una enfermedad que requiera tratamiento antibiótico veterinario, su carne no se podrá comercializar como ecológica, sino como convencional.


FOMENTAN LA JUSTICIA SOCIAL

PRESERVAN LA VIDA RURAL
La agricultura ecológica está contribuyendo cada vez más a frenar el despoblamiento rural en muchas zonas de España, ya que permite al agricultor profesional, de pequeñas explotaciones y que lo es por generaciones, a subsistir gracias a la posibilidad de ofrecer al mercado un producto de mayor calidad, ante la imposibilidad de competir con los productos convencionales importados, que son cada vez más sospechosamente baratos. Por otro lado, la ganadería ecológica se ha convertido en muchas zonas de montaña en la única posibilidad de mantener las explotaciones de ganado extensivas, de pastoreo, que tampoco pueden competir con la producción convencional. El pastoreo extensivo es, además, necesario para el mantenimiento de determinados ecosistemas que son claves para especies amenazadas como el quebrantahuesos, el buitre leonado y el oso pardo.

PERMITEN LA CREACIÓN DE PUESTOS DE TRABAJO
El consumo de productos ecológicos impulsa la creación de puestos de trabajo en el campo y en la industria, ya que la producción biológica está menos mecanizada y requiere más mano de obra para la recogida de los frutos y para la elaboración de los productos manufacturados. A su vez, devuelve al campesino la gestión de sus tierras, le libera de la dependencia de las grandes empresas y transnacionales de semillas y fitosanitarios.

FOMENTAN EL COMERCIO JUSTO
La distribución de productos orgánicos se suele realizar bajo principios de comercio justo. Los productores de escalas medianas y pequeñas, (huertos, granjas familiares, cooperativas de producción etc.) reciben una proporción justa del precio final con lo que se contribuye a crear sustentabilidad económica en las comunidades del campo.


SON SABROSOS Y DE CALIDAD

TIENEN LOS MÁXIMOS NIVELES DE CALIDAD
Los alimentos ecológicos provienen de la agricultura ecológica, que utiliza un sistema de producción de la máxima fiabilidad pues está sujeto a una trazabilidad desde el campo hasta la mesa mediante el Reglamento Europeo 2092/91. Todos los agentes que intervienen en la cadena agroalimentaria están sujetos al control e inspección de las materias primas utilizadas, el proceso de elaboración, el envasado, el etiquetado, etc. mediante las empresas de control y certificación acreditadas. Los productos ecológicos cumplen con la normativa general de los productos alimenticios y además con los exigentes métodos de obtención de la Agricultura Ecológica, de ahí sus excelentes cualidades en cuanto a su sabor y propiedades nutritivas.



SON MÁS SABROSOS
Los productos ecológicos, al ser elaborados de forma más artesanal y cuidadosa, de madurar en el árbol y no en la cámara, recuperan los gustos originales y tienen mejor sabor. Debido a que las plantas sólo son regeneradas y fertilizadas orgánicamente, éstas crecen más sanas y se desarrollan de mejor forma, conservando el auténtico aroma, color y sabor. Por ello, muchos consumidores prefieren alimentos ecológicos, ya que conservan el verdadero gusto de cada ingrediente y les permite recuperar el sabor tradicional de los alimentos. los productos ecológicos saben mejor y son más sabrosos que los alimentos convencionales.
Gracias al esmero y cuidado en su producción, se rescatan características originales y así tienen mejor sabor.

SE CONSERVAN MEJOR
Los alimentos ecológicos se conservan mejor que los convencionales. Pero, a su vez, es importante destacar que no hace falta buscar productos fuera de temporada para colmar las necesidades nutricionales de nuestro organismo.


EN RESUMEN…
La agricultura ecológica permite una tierra más descansada y con una mayor biomasa, es decir de organismos vivos, que la enriquecen y la hacen más resistente a las sequías, y contribuye a frenar la desertización; se mantiene una mayor variedad de paisajes y de biodiversidad; favorece la retención del agua y no contamina los acuíferos; fomenta la biodiversidad; mantiene los hábitats de los animales silvestres autóctonos; respeta los ciclos naturales de la tierra y de los organismos vivos; favorece la biodiversidad y el equilibrio ecológico a través de diferentes prácticas, como el mantenimiento del mosaico de paisajes, de los márgenes arbolados y setos, de la ganadería extensiva, etc.; potencia la fertilidad natural de los suelos y la capacidad productiva del sistema agrario; recicla los nutrientes incorporándolos de nuevo al suelo como compost o abonos orgánicos, y utiliza de forma óptima los recursos naturales y energéticos. En resumen, respeta el equilibrio de la naturaleza contribuyendo a la preservación de la biodiversidad y al desarrollo rural sostenible.

Volver

Envíos y Devoluciones
Declaración de privacidad
Condiciones de Uso
Darme de baja en noticias
Te gustará comprar en campoamor.es
  • Compra segura 24horas/7dias
  • Información de su pedido
  • La opinión de nuestros clientes nos avala